De Catalina de Médici a la huerta de Albuixech

El Colmado de Lalola - De Mercado

La alcachofa es un producto puramente Mediterráneo. Desde su nacimiento al noroeste del continente africano, a su utilización en las civilizaciones griega y romana, el al-kharshûf, cynara o alcachofa, ha recorrido nuestras costas sirviéndose como plato de leyendas en nuestras mesas.

De la vieja Italia donde se popularizó vía la Sicilia del Reino de Aragón, llegaría a Francia gracias a una mujer que revolucionaría la cocina francesa en el siglo XVI, nos referimos a Catalina de Médici. La aristócrata florentina contrajo matrimonio con Enrique II de Francia, lo que le llevaría a ser reina consorte, dejando notar su influencia.

Acostumbrada al refinamiento italiano, a la biznieta de Lorenzo el Magnífico se le atribuye entre otras la introducción del “tenedor” en la sociedad gala, así como la popularización de una de sus verduras preferidas, la alcachofa.

A día de hoy, en Valencia, junto a la plaza de otra Reina, concretamente a los pies de un Miguelete levantado sobre la antigua Mezquita Mayor de Balansiya, CucaGB, la chef del Colmado de LaLola, hace honor a reinas y diosas con su ‘Flor de alcachofa en apertura con salsa romesco’.

Un manjar proveniente de la huerta de Albuixech, confitado y planchado para emular su propia flor. Servida en lecho de salsa romesco o recién cortado jamón de cebo de campo ibérico ‘La Jara’, que nos hará sentirnos como la más francesa de los Médici.