El legado de Lucien Olivier

Goya Gallery - Mediterránea

En capítulos anteriores conocimos la popularización de la ensaladilla “Oliver” en el Moscú de finales del siglo XIX, posteriormente bautizada como Ensaladilla Rusa. De sus orígenes con carnes de urogallo, perdiz o venado, llegamos a una ensaladilla más humilde, la versión italiana que se afincó en España a base de legumbres, verduras y carnes frías.
La popular Ensaladilla Rusa se hizo plato estrella de nuestras tapas, tanto que después de la Guerra Civil el gobierno quiso cambiarle el nombre por Ensaladilla Nacional, algo que no acabó cuajando entre la población.

Más de 150 años de historia y evolución, que nos llevan sencillamente al culto por la ensaladilla. Ejemplo de ello es el gusto en la combinación de ingredientes clásicos como la patata, el huevo, la zanahoria, guisantes, berenjena asada, atún, y anchoas, cubiertos por una espuma de aceitunas coronada por unas tortitas de maíz, como podemos admirar y saborear en el Goya Gallery Restaurant. A buen seguro, el propio Lucien Olivier rebañaría el plato de esta Ensaladilla, con espuma de aceitunas.

¿Conoces alguna curiosa receta de Ensaladilla? ¡Cuéntanoslo!