El corazón de Cynara

El Racó - Mediterránea

 

Cuenta la leyenda que Zeus, padre de los dioses y los hombres, divisó en una playa de la isla de Kynaros una hermosa joven de nombre Cynara.

El enamoradizo gobernante de los dioses quedó prendado de sus cabellos gris ceniza y ojos entre verdes y violetas, llevándosela a su famoso monte del Olimpo como una más de sus deidades.

Pero la hermosa Cynara (alcachofa en griego) cansó pronto de su papel de amante, regresando con su familia a la pequeña isla de Kynaros, llamada así por las alcachofas que en ella con el tiempo florecieron (Kinara)

El desplante enfureció al dios del cielo y el trueno, castigándola por su deslealtad. Convertiría su belleza en un cardo, haciendo de su piel escamas coriáceas que fuesen envolviéndola hasta transformarla en una Alcachofa.

Lo que no pudo evitar Zeus es que al castigarla de esta manera, preservara por los siglos su puro corazón en forma de dientes cánidos. Un secreto que conocen bien los amigos de El Racó de Meliana, quienes en tempura y salsa romescu nos deleitan en culto sagrado a esta divinidad.