El Renacimiento y la gastronomía

Abadía d’Espí - De Mercado

Botticelli hizo de ella el origen de la creación, surgiendo de sus valvas Venus, la diosa del amor. Los gallegos la bautizaron como vieira, en castellano, veneras, aunque lo que muchos desconocen es que su denominación taxonómica es ‘pectínido’ derivación latina de ‘pecten’, que puede traducirse como ‘peineta’. Llegados a este punto, la fusión entre Valencia y peinetas, era una obligación.

Buena cuenta de ello lo evidencia Juan Carlos Espí, quien en su santuario gastronómico de la plaza del Arzobispo de Valencia, nos prepara un arroz meloso con algas y vieiras, digno de haber sido también inmortalizado por el maestro florentino.
A la jugosa y marina carne de vieira, en la Abadía d’Espí se recrean con un fondo de pescado suculento, llevando al extremo el sabor a mar que será absorbido por un arroz bomba de la tierra, y una combinación de algas como la siempre agradecida Nori, el poder de un alga roja como el Musgo de mar, y la sedosa y vitamínica Lechuga de mar.
El arte del Renacimiento llevado a la gastronomía valenciana.