La magia que llegó del mar

Goya Gallery - Mediterránea

Dicen que Merlín entregó al Rey Arturo un amuleto que cambiaría de color si no obraba como de él se esperaba. El talismán, era un otolito blanco. Su poder no era conocido exclusivamente por el insigne mago del Siglo XV. Las excavaciones arqueológicas realizadas en la antigua Gadir, nos desvelaron que ya existía su culto en épocas Fenicio-Púnicas.
Un amuleto o dije, llegado del mar. Los otolitos o estatolitos son unos pequeños huesecitos situados junto a los órganos acústicos, responsables del equilibrio de la corvina. Unos huesos en forma de saco y similitud con el alabastro, que guardaban los marineros por la creencia de sus poderes sobrenaturales.

La corvina, un ser mágico llegado del mar, dotado según cuentan de poder sobre el inconsciente, símbolo de fertilidad y sentido fálico, o simbolismo espiritual entre chinos, babilónicos, asirios o fenicios, es a su vez una exquisitez para nuestra dieta, una materia prima incuestionable para nuestros cocineros.
De este buen hacer, más propio de la alquimia, dan buena cuenta de ello en la cocina del GOYA Gallery Restaurant, ofreciéndonos un bocado fresco de lonja como es su Corvina con guarnición de verduras.

¿Tienes algún otolito? ¡Muéstranoslo!