Los pecados del mar

Restaurante Mediterráneo - Mediterránea

En la tranquilidad de los bentos, la Palinurus elephas inicia su ciclo vital. Las primeras hembras ovadas las encontramos desde agosto a octubre, eclosionando sus huevos entre los meses de enero y marzo.
La Comunidad Valenciana alberga dos paraísos terrenales que mantienen en sus aguas algunas de las mayores poblaciones de langostas del Mediterráneo, nos referimos a las islas Columbretes y al edén de la isla plana, Tabarca.

De no poder disfrutar in situ del citado manjar, tenemos a nuestro alcance el deleite culinario que nos ofrecen nuestros cocineros. En Albal, donde el arroz es una religión, podemos comer un arrocito de langosta de esos que se guardan en la memoria. La cocina de Mediterráneo Restaurante y Salones se recrea primeramente en un sofrito donde las alcachofas y los ajitos tiernos adquieren protagonismo, un fondo particular al que se le sumarán el siempre agradecido calamar de playa y unas colas de gambón con sus tiernas y jugosas carnes. Un fumet como elixir mágico y el cereal rey de nuestra Albufera servirán de lecho bien sequito a la Reina del Mediterráneo.

¿Creen ustedes que disfrutar tanto será pecado? ¿Conocen algún truco secreto para su elaboración?