La 1ª Trufa Negra de España se presenta en Valencia

Truficultores, elaboradores de productos de trufa y viveristas trufícolas, se han dado cita en el restaurante En-Boga Bar de la ciudad de Valencia para saborear y dar a conocer, el inicio oficial de la temporada de trufa negra 2020-21.

Rafael Brández elaboró diversos platos acompañados por la protagonista del día, el conocido como diamante de la gastronomía, la trufa negra. Bikini de tramezzino con queso brie y trufa negra, Parmentier de patata con salsa reducida de trufa, Foie con trufa y un meloso con pato y trufa, con el sello inconfundible de la cocina del chef valenciano. Todos ellos cocinados con aceites de oliva de Oliespal traídos de la almazara de Altura donde se moltura la excelente variedad serrana de Espadán; arroces del molino de Antonio Tomás de Sollana, y vinos de la bodega de requenense, Ladrón de Lunas.

Todo un alegato de razones donde predominaba la citada protagonista del día, las primeras trufas negras de España provenientes de las sierras del interior de las provincias de Castellón y Valencia.

Gracias a su considerable altura, bajas temperaturas una vez avanzado el otoño, y disposición a la influencia del Mediterráneo, tenemos en la Comunidad Valenciana las primeras trufas negras del mundo que alcanzan la maduración perfecta para su consumo.

Un hongo que prospera bajo tierra y que para su recolección es necesaria la colaboración de perros truferos, adiestrados en su detección y búsqueda, una actividad que, si antiguamente se realizaba en los montes de carrasca y robledales, desde hace un par de décadas se lleva a cabo en campos sembrados de árboles inoculados con la micorriza de este hongo tan preciado.

Gracias al trabajo de nuestros truficultores y viveristas trufícolas, entre la población castellonense de El Toro y la turolense de Sarrión, sumaban hace dos años el 80% de la producción mundial del preciado hongo.

El acto denominado como “La 1ª Trufa de España” se enmarca dentro de la promoción de la Feria Trufícola de El Toro, decana entre las ferias truferas, y primera en el calendario nacional.

Esta edición no ha podido celebrarse por la pandemia, pero a partir del 27 de noviembre y hasta bien entrado el mes de diciembre, se llevarán a cabo en las tradicionales jornadas gastronómicas en los bares y restaurantes de la localidad de la comarca del Alto Palancia, cuyos participantes son: Hotel rural Los Abriles, Restaurante El Suizo y Casa Botija.