Restaurante Mediterráneo El vergel de Albal

 

Elegancia, distinción, buen gusto y miramiento por el detalle. Estos quizás serían los primeros conceptos que nos llegarían a la cabeza al visitar el Restaurante Mediterráneo, un complejo hostelero nacido en 1967 y que con una nueva gerencia, ha vuelto a recuperar su mayor esplendor.

Situado en la carretera Real de Madrid, en la histórica Albal, su espacio contradice la propia etimología del topónimo árabe ‘Al secano’ para recibirnos con un verdadero vergel como es su jardín.

En su puerta, la victoria alada de Samotracia recibe a sus comensales como si de la propia escalinata del Louvre se tratase, y entre la hiedra, la diosa a Niké se posa sobre la proa de un navío que capitanea en la actualidad Manuel Ajau junto a sus hijos Samuel e Iris.

Cruzar sus puertas es adentrarse en un complejo hostelero elegante y funcional, con cinco salones de diversas capacidades y un jardín de ensueño para celebraciones al aire libre de toda índole, pero a su vez, celebrar como la alada helenística, nuestras victorias diarias, esta vez sobre mesa y mantel en su restaurante de diario.

De lunes a sábado, cualquier día es bueno para celebrar algo, para rendir pleitesía a nuestras historias cotidianas y en particular a la gastronomía de nuestra tierra, y eso es mandamiento divino en el Restaurante Mediterráneo.

 

Amplio abanico de opciones

Tres menús son de presencia diaria: Ejecutivo, Fusión y Gastronómico. Un compendio de platos de los que el comensal podrá elegir la combinación perfecta para rendirse ante el tratamiento del producto a cargo de una cocina de primer nivel.

Cocina Mediterránea, de nuestros puertos más cercanos a nuestros mercados más próximos. Mimando el producto para convertirlo en acompañante perfecto de los arroces de la tierra. Paella de langosta, rojos o bogavante, un meloso de pato o lenguado rubio. Rodaballo, salmón o dorada, sin olvidarnos de un buen entrecot de vaca vieja o el solomillo ibérico. Todo lo que el paladar agradezca regado con una bodega de amplias referencias, se dan cita para nuestro disfrute a un paso de la ciudad de Valencia.

 

Las necesidades mandan

Con una capacidad superior a los sesenta comensales, el restaurante Mediterráneo se adapta en estos momentos a las necesidades socio-sanitarias exigidas, disponiendo de un aforo máximo de treinta y cinco personas, aunque ampliando su propuesta con las dependencias del Salón Versalles situado en el piso superior.

En el elegante espacio, con una capacidad habitual para más de 70 comensales, alberga en estos momentos una disposición de 45, garantizando así las necesidades sanitarias y ofreciendo de esta manera un espacio ideal para reuniones familiares, grupos de amigos, comidas o cenas de empresas.

 

El vergel de Albal

Los Salones Mediterráneo son conocidos por sus instalaciones para bodas, comuniones o presentaciones falleras, celebraciones con capacidades que llegan a superar los 750 comensales, a esta oferta ya célebre junto a la de su restaurante diario, el complejo Mediterráneo nos ofrece la posibilidad de compartir mesa y mantel en un verdadero vergel.

Entre aromas a lavanda y romero, el antiguo ‘Al secano’ se transforma en jardín, para regalarnos un espacio único donde el tiempo literalmente se para.

En este pequeño paraíso nos esperan para poder disfrutar de un verano caluroso, a la sombra de un frescor inusual. Un vergel en donde a su propuesta gastronómica se suma el placer de las brasas, abrigo de fuego para un producto el mercado más exquisito.

Pescados y mariscos o carnes de las mejores reses son el reclamo perfecto para disfrutar en la mejor compañía en amplio espacio configurado para hacer de la cena, comida o sobremesa veraniega, una cita ineludible de los placeres que nos da la vida.