Enoturismo sostenible e innovador Modelos de éxito alrededor del mundo

El enoturismo como una palanca para que se reconozca el valor del vino, es la base argumental de este estudio presentado por Cajamar y que según el presidente de la entidad, Eduardo Baamonde, permite que el consumidor, al conocer el viñedo y su la elaboración, esté dispuesto a pagar más por una botella de vino. Considerando a su vez el enoturismo como “una herramienta clave para evitar el despoblamiento e impulsar el desarrollo sostenible del medio rural” exponía Baamonde.

El acto de presentación contaría, además de con el ya citado presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, con la presencia de la secretaria general de la Denominación de Origen Utiel-Requena, Carmina Cárcel, la secretaria general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valencia, Carmen Martínez, el responsable de Gestión de Comunicación de Valencia Ruta del Vino, Juan Carlos Ruiz, y el coordinador de la publicación, Raúl Compés.

Raúl Compés, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia, director de director del Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM)  y coordinador de la publicación, junto a Gergely Szolnoki, de la Hochschule Geisenheim University (Alemania), indicaría que la pandemia solo ha supuesto un paréntesis en la tendencia ascendente del enoturismo porque “en España hay mucho margen de crecimiento”, por lo que considera fundamental la necesidad de impulsar actividades públicas y privadas de forma conjunta al objeto de “abrir nuevos caminos para el enoturismo”, a partir de las más de 700 bodegas que ya tenemos bien posicionadas dentro de las rutas del vino, que atraen cada año a miles de visitantes.

“España es el primer país en superficie mundial de viñedo, con 900.000 hectáreas, y el segundo exportador en volumen; sin embargo, en enoturismo estamos relativamente atrasados”, ha advertido Raúl Compés, tras recordar que el enoturismo mueve en nuestro país algo más de tres millones de personas, una cifra con amplio margen de mejora si se tiene en cuenta que España recibe cada año un total de 83 millones de turistas y que otros países europeos con cultura y tradición vitivinícola acogen entre 7 y 10 millones de turistas del vino.

La publicaicón ‘Enoturismo sostenible e innovador. Modelos de éxito alrededor del mundo’ en la que han participado 36 autores de 15 países, ha sido premiada recientemente por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) como libro del año sobre economía vitivinícola. Es la tercera vez que este organismo, considerado una referencia mundial en la bibliografía vitivinícola, reconoce un trabajo de Cajamar. La entrega del galardón está prevista para el próximo 17 de diciembre en la Ciudad del Vino de Burdeos.