Desde el corazón de la tierra

Vera - De Fusión

Corteza, manto y núcleo ¿lo recuerdan? Desde ese núcleo, el mismísimo corazón de la tierra, nos llega la roca de lava, también conocida como piedra volcánica. Un regalo de la naturaleza nacida del más ardiente de los fuegos conocidos, y que tiene como principal propiedad absorber el calor e ir desprendiéndose de este lentamente. Una virtud que la hace inmejorable compañera en el asado de carnes.

Ahora imagínense 700 gramos de entrecot añojo abulense, en ese momento entre los 10 y 18 meses cuando las carnes están más sabrosas; o un chuletón de 800 gramos de Avileña-Negra Ibérica. Un ligero toque de calor en cocina, y entre aromas a tomillo y romero, depositar al ilustre descendiente del bos braquiceros africano en nuestra mesa, sobre la citada piedra volcánica.
De esta manera los amigos de VERA Restaurante nos hacen cómplices del sagrado rito de poder comer en Valencia, decidiendo nosotros mismos el punto final de las rojas carnes asadas sobre las mismas entrañas de la tierra.

¿Conoces el sonido de un chuletón sobre una piedra volcánica?